explora la colección-
por artista
por lugar

busca en la colección-
búsqueda simple
búsqueda avanzada

obras afines-
por este artista


 
 

Irčne Awret
(1921- )


BiografíaObras

Irène Awret nació en Berlín, la menor de los tres hijos de una familia judía de apellido Spicker. La madre murió en 1927, cuando Irène tenía sólo seis años. En 1937, la joven se vio obligada a abandonar sus estudios secundarios debido a las leyes racistas impuestas por los nazis. Como no podía continuar asistiendo a la escuela, el padre la envió a estudiar dibujo, pintura y restauración de obras de arte con un pintor judío, entre cuyos alumnos había un buen número de judíos alemanes que sabían que deberían salir de Alemania a corto plazo y que necesitarían una profesión para poder ganarse la vida.

Cuando la situación empeoró, después de la Kristallnacht (el primer ataque importante contra los judíos alemanes y austríacos, llevado a cabo en 1938), su tío decidió trasladarse a Bélgica. Al año siguiente la situación empeoró aún más, el padre fue despedido de su trabajo y debieron dejar la casa en que vivían. A raíz de estos acontecimientos, el padre decidió intentar enviar a Irène y su hermana a Bélgica clandestinamente con la ayuda de contrabandistas. Pero el primer contrabandista resultó ser un doble agente y las niñas fueron devueltas de Aachen nuevamente a Berlín. Dos semanas después hicieron un nuevo intento, esta vez con éxito, y lograron pasar la frontera.

Awret trabajó como mucama en la casa de una familia judía. Como el pago incluía habitación y pensión, Irène logró ahorrar dinero para pagar sus clases de arte en la Académie Royale des Beaux Arts de Bruselas. Cuando algunos meses después el padre llegó a esa ciudad, la situación de la joven se tornó más desahogada. Dejó su trabajo y comenzó a estudiar tiempo completo, ganándose la vida con eventuales trabajos de restauración y pintando retratos por encargo.

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial (septiembre de 1939) coincidió con el comienzo de sus estudios en la academia de arte, y por unos meses su vida no sufrió ningún cambio. Pero con la invasión a Bélgica, en mayo de 1940, la situación empeoró notablemente. Awret y su familia vivían con el tío y sus dos hijos varones. Estos dos jóvenes, conjuntamente con el cuñado de Awret, que tenían ciudadanía alemana, fueron enviados a un campo en Francia, pero Awret pudo continuar con sus estudios de arte y hasta hacer nuevas amistades.

Más tarde, Awret encontró un escondite en una granja de Waterloo, perteneciente a una familia judía que tenía conexiones con grupos clandestinos. En 1943 debió regresar a Bruselas, donde vivió con documentos falsos que la sindicaban como mujer casada y con dos hijos. Awret logró alquilar un ático sin informarle a la policía: a la casera le comentó que había debido escaparse de su marido porque éste le pegaba. Allí logró mantenerse haciendo trabajos de restauración en esculturas de madera.

Un soplón judío la delató y acompañó a los dos hombres de la Gestapo que la arrestaron. La artista logró llevar consigo una bolsa con comida y elementos de dibujo. Estuvo detenida en el sótano de la Gestapo en Bruselas. Como no había nada para dibujar allí, dibujó su propia mano (ver este trabajo). Awret fue interrogada con el fin de que revelara el escondite de su padre, que permanecia en Bruselas. El régimen nacional-socialista estaba decidido a perseguirlo, aún cuando él había peleado por Alemania durante la Primera Guerra Mundial y había quedado con discapacidades permanentes. Los alemanes sometieron a Awret a mayores torturas y más tarde fue llevada en presencia de Hartmann, el jefe de la Gestapo de Bruselas. Cuando Hartmann vio su cuaderno de dibujos, le preguntó dónde había estudiado y ordenó detener las sesiones de tortura.

Awret fue llevada a una pequeña celda y luego transferida al campo de Malines, al que los belgas llamaban Mechelen. Malines era un campo de tránsito hacia Auschwitz y enviaba regularmente 2000 personas a dicho campo. Aunque Irène Awret llegó justo antes del transporte No. 20, logró no ser incluída. En cambio, la pusieron a decorar broches en una fábrica de artículos de cuero. Durante ese tiempo, Hartmann visitó el campamento y la reconoció. "Yo podía haber averiguado dónde se ocultaba su padre," le dijo. Al ser reconocido su talento, Awret fue transferida al Mahlerstube, el taller de arte, donde produjo obra gráfica para los alemanes hasta el final de la guerra.

El trabajo de Awret le permitió realizar dibujos, generalmente a lápiz, pero también óleos y acuarelas. En el taller de arte conoció a un refugiado judío de Polonia, Azriel Awret, con quien más tarde se casó. Entre los artistas del taller estaban Herbert von Ledermann-Vütemberg, escultor perteneciente a una familia aristocrática con raíces judías, Léon Landau y Smilowitz, quienes murieron en los campos del este. Irène y Azriel trataron de sobornar a un oficial alemán para evitar la deportación. No sólo no lo lograron sino que estuvieron a punto de ser incluídos en el mismo contingente. Jacques Ochs fue otro artista con quien trabaron amistad en el campo. Ochs, francés de religión protestante residente en Bélgica, fue internado como prisionero político. Después de su liberación, este artista permaneció en Bélgica.

Después de la guerra, los Awret emigraron a Israel y se establecieron en Safed. Continuaron trabajando y viven en la zona de artistas de Safed. En la actualidad dividen su tiempo entre Israel y los Estados Unidos.

La colección del Museo de los Combatientes del Gueto, Beit Lohamei Haghetaot, tiene obras donadas por la artista. Estas obras pertenecen a la época de su internación en el campo Malines y a su permanencia en Bruselas, después de la liberación, mientras acompañaba a huérfanos que vivieron ocultos y cuyos padres habían sido enviados a Auschwitz.


(Dra. Pnina Rosenberg)


Bibliografía

Testimonio de Irène Awret, Museo de los Combatientes del Gueto, sin fecha.

Entrevista con la Dra. Pnina Rosenberg, agosto-septiembre, 2000.

The Museum of Deportation and Resistance (Museo de la deportación y la resistencia), archivo de Malin (Mechlen), Bélgica.

Janet Blater y Sybil Milton. Art of the Holocaust.(Arte del Holocausto) Pan Books, Londres, 1982.

Miriam Novitch, Spiritual Resistance: Art from Concentration Camps 1940-1945 - A selection of drawings and paintings from the collection of Kibbutz Lohamei Haghetaot.(Resistencia espiritual: Arte de los campos de concentración. 1940-1945 - Selección de los dibujos y pinturas de la colección del Kibbutz Lohamei Haghetaot) Union of American Hebrew Congregations, 1981.